• Más de 240 000 de pedidos al año
  • Más de 46 millones de imanes en stock
El artículo se ha depositado en la cesta de la compra.
Ir a la cesta

Cómo construir un anemómetro

Un imán sobre un sensor proporciona información sobre la velocidad del viento
Autor: Jonathan Filippi, Prato, Italia, [email protected]
En línea desde: 10.06.2010, n.º de visitas: 84167
2
Para construir un anemómetro (medidor de viento) casero, necesitaba un eje para un sensor de efecto Hall sin contacto que pudiera proporcionar la velocidad correcta del viento a un número determinado de revoluciones. Para este eje, es apta una barra magnética de magnetización diametral del tipo S-04-10-DN. Un sensor de circuito integrado detecta la posición absoluta del imán y emite 256 impulsos por revolución completa del imán. Así se puede determinar con precisión la velocidad del viento a hasta 0,03 km/h.
Un sensor de efecto Hall del tipo AS5040 en una placa de circuito
Un sensor de efecto Hall del tipo AS5040 en una placa de circuito
A propósito del imán empleado: anteriormente había utilizado un disco del tipo S-10-05-DN, pero este imán aparentemente ya había visto afectado por el campo magnético terrestre, por lo que se ralentizó. La barra S-04-10-DN no presenta este inconveniente.
El pequeño rodamiento de bolas utilizado procede de patines. El aceite viscoso que contenía lo sustituí por aceite de armas de fuego más fino para que la rotación generara la menor fricción posible.
El imán está conectado rígidamente al eje del anemómetro. A continuación, el eje se fija al completo en el rodamiento de bolas (abajo).
Eje con rodamiento de bolas (arriba), imán (centro) y placa de circuito con sensor (abajo)
Eje con rodamiento de bolas (arriba), imán (centro) y placa de circuito con sensor (abajo)
El sensor de efecto Hall tipo AS5040 (Austria Microsystems) se suelda en un tubo de PVC con la placa de circuitos hacia arriba. El eje se introduce en el tubo, con el imán primero, hasta que este último queda a 2 mm de la placa de circuitos. A continuación, el imán puede girar libremente, sin fricción, por encima de la placa.
Por último, se monta en el extremo superior del tubo una pieza rígida de plástico con tres vasos medidores.
El viento puede poner en movimiento los tres vasos del eje y, por tanto, también el imán. Este movimiento es evaluado por el sensor y de él puede deducirse la velocidad del viento.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.