Dardos en la cerbatana

Así se protege la ropa y la piel de los dardos afilados
Autor: G.C., Hombrechtikon, Suiza
En nuestro tiempo libre, a mí y a mis amigos nos encanta disparar dardos con una cerbatana. Nos lo pasamos realmente bien. Sin embargo, hasta ahora no habíamos dado con ningún método satisfactorio para guardar los dardos entre disparo y disparo.
En la mano resultan molestos; los sistemas que se pueden adquirir en tiendas resultan caros, son bastante feos y no se adecuan a los canutos hechos por nosotros mismos.
Hasta hoy, me dedicaba a clavar los dardos en los pantalones o en las mangas, lo cual tenía efectos desastrosos en la ropa.
Gracias a unos bloques magnéticos del tipo Q-10-04-1.5-G, tuve una excelente idea. Dado que son muy pequeños, pegué 8 imanes uno detrás de otro con cinta aislante justo detrás del asidero de la cerbatana.
Ahora, los dardos se quedan sujetos en la cerbatana hasta que llega el momento de dispararlos. El resultado: no más agujeros en la ropa ni pinchazos. Una cómoda y vistosa solución para un típico problema entre los que practican este hobby.
Importante: en otras cubiertas, p. ej. de cuero, se deben escoger imanes más fuertes, ya que la distancia entre el imán y el dardo es mayor.
En otra ocasión (o cuando haga el próximo pedido de imanes) colocaría dos filas de imanes paralelamente. Así, cada dardo se sujetaría por duplicado y se mantendría aún mejor en el ángulo deseado.
También tenía un brazalete de cuero y un bloque magnético del tipo Q-40-10-05-N, así que probé una manera alternativa de guardar los dardos. Para ello, pegué el imán bajo el brazalete de cuero y lo recubrí con un pequeño trozo de cuero. No quería llevar el imán directamente sobre el brazo para protegerlo de la corrosión.
Este imán es mucho más fuerte y sujeta sin problemas los dardos a pesar del espesor del cuero.
¿Qué sistema es mejor? Eso depende:
Si se sujetan los dardos en el brazalete, el peligro de pincharse con un dardo durante una ronda es menor.
Si se sujetan en la cerbatana, ésta se puede apoyar en cualquier rincón durante una pausa y tomarse una cerveza tranquilamente. También se le puede dar la cerbatana a un amigo, así tendrá de inmediato los dardos adecuados.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.