Ferrofluido en un vaso

Observar ferrofluido en agua salada
Autor: Robin L., Alemania
En el siguiente vídeo, muestro paso a paso cómo añadir ferrofluido a un líquido y observarlo sin que se manche el vaso (porque el ferrofluido se adhiere a las paredes del vaso) ni se disuelva el ferrofluido, como sucede con los disolventes agresivos. Así se pueden observar sin problemas las fascinantes propiedades de este fluido sin que este deje ni una mancha.

Material necesario

  • Agua del grifo en un recipiente transparente
  • Sal de cocina
  • Un recipiente de cristal lo más recto posible y un cierre hermético
  • Ferrofluido
  • Un embudo
  • Un imán potente, p. ej., Q-19-13-06-N
¿Por qué ha de ser recto el recipiente de cristal? Debido a la refracción de la luz, el ferrofluido no se observa bien en botellas curvadas.

Instrucciones

  1. Vierta la sal en el recipiente con agua y remuévala hasta que ya no se disuelva más sal.
  2. Pase con el embudo el agua salada del recipiente a una botella (hasta que casi rebose)
  3. Añada unas gotas de ferrofluido en la botella. Procure que el ferrofluido caiga directamente en el agua y que no entre en contacto con el cristal. Si se hace bien, el ferrofluido se hunde hasta el fondo de la botella y el agua no cambia de color.
  4. Cierre bien la botella (dado el caso, con pegamento)
  5. A continuación, pase un potente imán por la botella y experimente con este apasionante líquido
Atención: en el vídeo se muestra cómo se llenan las botellas completamente con agua, pero esto no resulta razonable; se necesitan pequeñas inclusiones de aire para que las oscilaciones de temperatura del agua no rompan el vaso y el líquido no se derrame.

Consideraciones sobre líquidos adecuados

He probado durante mucho tiempo qué líquido se puede emplear para tales experimentos. El agua pura no funciona, ya que se genera una capa de aceite y no se observa bien. En los líquidos oleosos, el ferrofluido se disuelve por completo. El etanol funciona durante un corto tiempo, pero el ferrofluido se flocula tras varias horas y es una verdadera pena.
Aquí solo se usa agua salada y funciona. Desde un punto de vista químico, no sé explicar por qué, pero se ve muy bien lo apasionante que es el ferrofluido sin que se manche el vaso.
Nota del equipo de supermagnete: en 2010, otro cliente tuvo la misma idea y el experimento le salió bien con limpiacristales "Potz" como disolvente.No obstante, se recomienda tener especial cuidado, ya que, a medio plazo, muchos de estos productos disuelven completamente el ferrofluido.
Por ello, la versión con agua salada nos gusta más, sobre todo por su gran sencillez.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.