Manualidades con chapas

Chapas magnéticas en dos variantes
Autor: supermagnete, Uster, Suiza
Índice

Chapas con lámina magnética


A continuación, le mostramos una aplicación con lámina magnética autoadhesiva y motivos personales. Este tipo de chapas no tienen una gran fuerza de sujeción, pero son capaces de fijar una postal en un panel magnético y no resultan peligrosas al usarlas. Incluso las pueden hacer niños.

Material necesario

Instrucciones


Paso 1

Dibuje con un lápiz el contorno de la chapa sobre la cara con lámina protectora de la cinta magnética adhesiva, así como sobre la imagen deseada.
Paso 2

Recorte con unas tijeras los círculos pegados sobre la imagen y la cinta magnética.
Paso 3

Despegue la lámina protectora y apriete bien la cinta magnética sobre la cara superior de la chapa.
Paso 4

Pegue las imágenes recortadas en la parte interior de las chapas, déjelas secar bien y, a continuación, ya puede fijar las chapas magnéticas a una superficie magnética.
La fuerza de sujeción de la lámina magnética basta para fijar una postal o una nota en la nevera con la chapa magnéticas. Para quienes no les baste así: obviamente, también se pueden pegar imanes de neodimio delgados y redondos (p. ej., S-10-01-STIC) para conseguir chapas magnéticas más potentes. Sin embargo, en este caso hay que dejar secar el pegamento mucho más tiempo (al menos 24 h), mientras que la lámina magnética se puede fijar de inmediato en la nevera.

Chapas con discos magnéticos

Aporte del cliente Thomas Westphal de Berlín (Alemania):
Si hay algo que siempre me ha irritado es que los imanes que se incluyen al comprar una pizarra blanca o un panel magnético normalmente son tan débiles que las hojas acaban cayéndose si se intenta fijar varias al mismo tiempo. La solución a este problema era evidente: hacían falta imanes más fuertes. Pronto encontré los que necesitaba en supermagnete.de y pedí 20 discos magnéticos de 10 x 10 mm.
Estos tenían la fuerza de sujeción que quería, pero eran difíciles de manejar: costaba mucho quitarlos del panel magnético, ya que estos imanes pequeños son difíciles de coger. Por ello, pensé en pegar los imanes a chapas viejas con pegamento fuerte.
Así que compré un bote de resina de poliéster en una tienda de bricolaje y vertí los imanes dentro. Para ello utilicé una base metálica a la que los imanes se adhiriesen bien. De lo contrario, se hubiesen pegado al bote de resina sintética cuando lo pasara demasiado cerca de estos y la resina ya vertida se hubiese esparcido por todas partes.
He utilizado los siguientes materiales:
  • chapas
  • discos magnéticosS-10-10-N
  • un bote de resina de moldeo de poliéster
Después de endurecerse, la resina de moldeo quedó un poco pegajosa y atrajo todo tipo de suciedad, pero esto no influyó en su funcionamiento.
Finalmente, he conseguido unos imanes que son decorativos, pueden sujetar tranquilamente 20 hojas DIN A4 y, además, informan sobre qué le gusta beber a su dueño. Desde que tengo las chapas magnéticas, las utilizo para muchas cosas: para mantener juntos clavos y tornillos o sujetar el mantel en la mesa del jardín. No obstante, deben colocarse de manera que no se vean, ya que de lo contrario alguien podría tirarlos a la basura pensando que son chapas viejas.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.