• Más de 79 000 valoraciones positivas

Plastilina inteligente «Glow Aurora»

brilla en la oscuridad, azul lechoso, ¡no es magnética!


Cód. artículo M-PUTTY-GLOW/aurora
UV 1 unidad
Marca: Intelligente Knete
Precio
1 ud. 12,95 EUR/ud.
IVA incluido gastos de envío aparte

12,95 EUR

IVA incluido gastos de envío aparte

disponibilidad inmediata

Disponible: 74 unidades

Plazo de entrega: 1-3 días hábiles

Cant.

  • Pago a recepción de factura
  • Entrega rápida

Descripción

La plastilina inteligente «Glow» sorprende por sus fantásticas formas y fascinantes efectos. Se puede deformar, amasar, estirar, romper y hacer botar. Otra particularidad: ¡brilla en la oscuridad! Disponible en tres variantes diferentes: «Krypton» (verde radioactivo), «Aurora boreal» (azul lechoso) y, por supuesto, también el fascinante «Glaciar» que cambia de color. La plastilina mágica se entrega en una práctica cajita metálica.

Otras particularidades positivas de la plastilina inteligente:

  • No contiene agua, por lo que no se seca.
  • No se siente pegajosa ni viscosa.
  • No mancha las manos al amasarla.
  • Es inocua, por lo que también es apta para niños a partir de 4 años.

Especificaciones técnicas

Cód. artículo M-PUTTY-GLOW/aurora
EAN 8594164760105
Marca Intelligente Knete
Contenido 80 g
Color Aurora
Peso 140 g
Con la plastilina se pueden hacer figuras de todo tipo. Y, como es natural, también brillan en la oscuridad :-)
Estirarla como un chicle, hacer lazos, hacerla rebotar como una pelota o romperla de golpe: ¡esta plastilina lo hace casi todo y, además, brilla!
Dependiendo de la forma y la intensidad de la aplicación de fuerza, la plastilina muestra propiedades y comportamientos diferentes.

De esta manera, no solo garantiza la diversión, sino también posibilidades de uso prácticas.
Gracias a su estructura relativamente sólida, la masa se usa también como plastilina terapéutica que ayuda a dejar de fumar o a reducir el estrés.
A la luz esta plastilina muestra un color blanco totalmente inofensivo y ligeramente brillante. Sin embargo, cuando se apaga la luz, esta masa despliega toda su luminosidad. Para «cargar» la plastilina solo hay que colocarla un minuto debajo de una lámpara y, a continuación, contemplarla con asombro en la oscuridad.