• Más de 240 000 de pedidos al año
  • Más de 46 millones de imanes en stock
El artículo se ha depositado en la cesta de la compra.
Ir a la cesta

Válvula de motor con imanes permanentes

Así se puede simular el funcionamiento de una válvula de motor
Autor: Bernard Le Gall, Landerneau, Francia
En línea desde: 02.07.2009, n.º de visitas: 75671
0
A menudo se dice que la válvula de un motor de combustión interna también podría controlarse con electroimanes. Así pues, me pregunté: «¿Por qué no utilizar directamente imanes permanentes?».
El siguiente procedimiento no resuelve el problema, pero mis dos enfoques podrían despertar el deseo de algunos lectores de verificar los resultados.
Si lo prueba usted mismo, encontrará rápidamente otras soluciones similares. Resulta entretenido, pero también puede dar lugar a aplicaciones útiles.


Principio clásico:

  • La leva (1) gira en el sentido de las agujas del reloj.
  • El taqué de válvula sube y baja.
  • La carrera de la leva (C) depende de la inclinación de está última.

Principio magnético:

Es increíble lo rápido que sube y baja la «válvula magnética» según se vea atraída o repelida en ese momento.
Aquí se puede ver de nuevo el principio: el aro magnético (1) se asienta sobre un eje accionado por una manivela (4). Si los polos del aro magnético y de la «válvula magnética» (2) no son iguales, esta se ve atraída; si los polos son iguales, se eleva. Esto hace que parezca que el imán flota temporalmente.

Planteamiento inicial

Puse en práctica este principio con medios sencillos. Coloqué el aro magnético sobre el eje de aluminio y lo fijé. El eje se empuja a través de los agujeros de la base (gris). La ficha magnética se mueve hacia arriba y hacia abajo en un cilindro de jeringa.
Atención: Los dos imanes nunca deben chocar directamente entre sí; de lo contrario, se romperán inmediatamente. Por eso, cerré el cilindro por debajo con vidrio acrílico.
Aquí la ficha magnética se ve atraída...
Aquí la ficha magnética se ve atraída...
... y repelida después de otra media vuelta.
... y repelida después de otra media vuelta.

Segundo enfoque

En un segundo intento sustituí el aro magnético por dos discos magnéticos imantados diametralmente S-10-05-DN.
Estos están adheridos a dos bloques de madera contrachapada.
La idea: los imanes (3) del disco (2) giran sobre una base (1). Después de cada media vuelta, los imanes (3) atraen a los imanes magnetizados diametralmente (4), de tal manera que las dos «mordazas» quedan superpuestas. En cuanto el disco continúa girando, las mordazas se separan de nuevo debido a su peso. Unos soportes situados en el exterior de las mordazas impiden que estas se separen demasiado. De lo contrario, dejarían de verse atraídas por los imanes del disco.
Aquí el disco también se gira a mano sobre un eje.
Aquí el disco también se gira a mano sobre un eje.
Los imanes del borde se atraen; las mordazas se cierran.
Los imanes del borde se atraen; las mordazas se cierran.
Las mordazas se separan al apartarse los imanes del disco.
Las mordazas se separan al apartarse los imanes del disco.
Espero que a los lectores de este experimento se les ocurran sus propias aplicaciones, ya sean meramente lúdicas o prácticas.
¡Les deseo mucha suerte creando las «máquinas del futuro»!

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.